DIA DE LA NOSTALGIA

24 Ago 2015 In: Invitados, Música, Uruguay, vivencia

Este texto lo escribió Hugo el 26 de agosto de 2010, cuando conoció la importancia que tiene para los uruguayos la “Noche de la Nostalgia”.

 

Por el morrón amarillo y el tomate rojo recordamos con frecuencia la ensalada de pollo que Sandra preparaba en Jarabacoa y que constituía un manjar apreciado por su exquisito sabor y también por su colorido que le daba a nuestra mesa aportándole esa belleza que le hizo famosa. También extraño mucho el limoncillo y el jobo que compraba en la calle EL CONDE cuando salía de compras a esa importante vía de Santo Domingo en la zona colonial y que yo llevaba a Villa Duarte para degustar con delicia.

Para compensar esos recuerdos y necesidades los he sustituido aquí en Montevideo con la ayuda y habilidad de Sandra por otros igual de exquisitos y que tienen tanta utilidad que su uso se ha convertido en compañía diaria en nuestra casa, como el zapallito que me resulta una exquisitez, o las ciruelas, uvas y duraznos que no faltan en la mesa familiar y que en mi país son exóticas y aquí resulta fácil conseguir.

Pero la sustitución es solo en el orden físico, porque queda las nostalgia que se presenta con alguna frecuencia, porque ellos con otros recuerdos en todos los órdenes forman el baúl de los recuerdos que constituye nuestra personalidad, tan grande como el inmenso amor por mi patria que me obliga a amar a éste país con la misma fuerza.

Aquí me enseñaron manejar mi nostalgia de una manera efectiva: cambiar la tristeza por alegría mediante una técnica que yo apliqué y que a los uruguayos le resulta infalible y beneficiosa en todos los niveles de la vida. Una terapia que todo el pueblo la practica cada año con unos resultados asombrosos.

Es que el 24 de Agosto de cada año los uruguayos reúnen sus nostalgias y las llevan a un determinado lugar de los tantos preparados para estos fines en las ciudades para dejarlas o trocarlas `por felicidad, es todo un proceso digno de imitarse pues es indoloro, solo es pasar la noche con picaderas, vino, wisky y mucha música del recuerdo, y bailar sin descanso, no importa si lo haces bien o mal, el asunto es bailar como sea, nadie te chequea tu estilo. Bailas desde cumbias, salsas, tangos, rock, twist y todo cuanto se le ocurra al disck jockey. Generalmente es música popular vieja pero que trae muy buenos recuerdos, desde Palito Ortega, Elvis Presley, Sandro de América, Leonardo Fabio y algunas más que fueron muy populares en la época. Para mí fue muy emocionante escuchar y bailar al compás de Juan Luís Guerra mi compatriota, que fue un regalo muy especial para mí que como dominicano su música si significó una nostalgia de mi país.

Esa actividad, practicada en todo el país uruguayo surgió de una manera espontánea, Fue un disck jockey que se le ocurrió celebrar el éxito de un programa ofreciendo a sus oyentes una fiesta con música vieja, y que la nombró ¨ la noche de la nostalgia ¨ y escogió para la actividad un día antes de la independencia del país para que al otro día sea festivo. Fue en el año de 1977 cuando el disck jockey Pablo Lecueder ofreció la fiesta a sus oyentes, y ese día el pueblo uruguayo lo consagró como una fiesta del pueblo y decidió celebrarla cada año con una pomposidad y con una participación masiva de todo el pueblo que se desplaza a todos los lugares bailables que se preparan especialmente para dejar las nostalgias en ellos. Nosotros fuimos a ¨ La Casa de Asturias ¨ en la avenida Suárez de Montevideo y pasamos una noche fabulosa con un excelente conjunto musical y un show con un baladista ¡

La ¨ Noche de la Nostalgia “ es creación y propiedad del pueblo uruguayo que interpreta a cabalidad la idea y propósito de la misma, pero me parece que bien vale la pena que los países vecinos y hermanos puedan acogerla y practicarla pues lo bueno vale la pena imitar y los beneficios espirituales que aporta a la ciudadanía son muy positivos.

Yo estaré presente cada 24 de Agosto en algún lugar de Montevideo con todas mis nostalgias sobre el hombro ¡a dejarlas allá, con mucho baile ¡Porque, hasta tangos bailo ¡!!!! ¿Me acompañas?

 

Hugo Mir Ramírez
1345659714

zorbaAyer 1 de Julio, 4 meses de tu partida, y al prender la radio en la mañana, la canción que estaba sonando era la música de la película “Zorba el griego”. Muchas veces viste la película, muchas más mirabas los videos donde bailaban este tema y cada tanto, te animabas y dabas unos cuantos pasos. Nos reíamos y ahora advierto a la distancia, que eras tímido, que pensabas que nos reíamos de tu interpretación, pero era todo lo contrario, nos gustaba. Siempre tuve la intención de sacarte una foto o de filmarte, pero nunca lo hice. Te gustaba este tema, te gustaba la interpretación de Quinn pero más te gustaban los videos donde la gente voluntariamente, en plena calle de alguna gran ciudad, interpretaba el baile de la escena principal de la película.

Hoy, a la distancia, este recuerdo llena mis ojos de lágrimas porque a pesar de estar juntos casi 16 años creo que hay cosas de ti que no pude conocer adecuadamente. Eras el  “Sol, el cable a tierra, el pensador y el rebelde, el poeta, el escritor, el bailarín y el cantante…” Eras eso y mucho más. Eras y seguirás siendo mi AMOR. Se te quiere y se te extraña y a pesar de la distancia, seguiré escuchando Zorba el griego y seguiré recordándote con la sonrisa en los labios, como a ti te gusta.

Zorba el griego

Borges y yo

28 May 2015 In: Cine - teatro, Memorable, Poemas, vivencia

borges_y_yo

                          Descartes 
Soy el único hombre en la tierra y acaso no haya tierra ni hombre
Acaso un dios me engaña.
Acaso un dios me ha condenado al tiempo, esa larga ilusión.
Sueño la luna y sueño mis ojos que perciben la luna.
He soñado la tarde y la mañana del primer día.
He soñado a Cartago y a las legiones que desolaron Cartago.
He soñado a Lucano.
He soñado la colina del Gólgota y las cruces de Roma.
He soñado la geometría.
He soñado el punto, la línea, el plano y el volumen.
He soñado el amarillo, el azul y el rojo.
He soñado mi enfermiza niñez.
He soñado los mapas y los reinos y aquel duelo al alba.
He soñado el inconcebible dolor.
He soñado mi espada.
He soñado a Elisabeth de Bohemia.
He soñado la duda y la certidumbre.
He soñado el día de ayer.
Quizá no tuve ayer, quizá no he nacido.
Acaso sueño haber soñado.
Siento un poco de frío, un poco de miedo.
Sobre el Danubio está la noche.
Seguiré soñando a Descartes y a la fe de sus padres.
                                                     Jorge Luis Borges. La cifra, 1981

 
Con motivo de mi cumpleaños, Silvia y Gladys me regalaron una entrada para ir al teatro y ver la obra “La memoria de Borges” del autor Hugo Burel con la dirección de Álvaro Aunchain y la magistral actuación de Roberto Jones. No tengo palabras para describir la obra- diálogo entre Borges y el actor- en un escenario que sólo presenta una silla y tres bastones como escenografía. Las luces, la música, la voz en off con algunos textos de Borges y la actuación de Jones desdoblándose durante una hora y cuarenta minutos es indescriptible. Si hubieras estado ahí, seguro que tu piel se hubiera erizado como la mía en determinados momentos y temáticas. Estuve a punto de derramar unas lágrimas porque te sentí a mi lado querido Hugo, sentí tu mano tomando la mía cuando Borges hablaba con su padre. Seguro que te imaginaste a ti mismo hablando con el tuyo. En ese momento sentí que los dos poetas – Borges y don Pedro Mir- estaban ahí, contando sus penas y sinsabores. Dos mundos distintos pero con cosas en común. Entendí la sensibilidad de los intelectuales, la estética y la ética, lo material y lo inmaterial, los sueños, las ilusiones, las fantasías, las utopías, la desazón y los fracasos. Hubieras sido el primero en pararte y aplaudir cuando la obra terminó. El actor exhausto pero feliz por el reconocimiento de una sala repleta de “vivas palmas y vítores” saludó varias veces y con galantería hasta besó la mano de algunas damas de la primera fila. Se también que hubieras escrito un bellísimo artículo en esta página sobre la obra de José Luis Borges y sus textos y tal vez alguna similitud con tu padre, don Pedro. Seguro que hoy estarías releyendo de nuevo El Aleph, Prólogo con un prólogo de prólogos, Libro de sueños o poesías como Luna de enfrente, El otro, el mismo, La cifra o Los Conjurados.
Mis palabras no son las tuyas, y mis emociones tal vez sean diferentes ante tan magnífica obra e interpretación, pero quería comentártela, porque si te encuentras con Borges le puedas decir que no existe el tiempo, ni el ayer ni el mañana, que sólo existe este presente y la memoria, y que no estamos solos aunque lo estemos, porque todos somos todo y Dios está ahí para cuidarnos.

Sandra Arévalo

Palabras para recordarte

22 May 2015 In: Etéreo, Memorable, vivencia

lapicera parkerEncontré tu lapicera de tinta en el cajón del escritorio. Recuerdo que querías tener una y la buscaste por mucho tiempo hasta que un día decidiste comprarla. Se también del sacrificio económico pero también se del placer que sentías al deslizar la pluma sobre el blanco papel y plasmar en él hermosas vivencias que nos hacían estremecer.

La tomé con mucho cuidado, saqué el cartucho y lo llené de tinta. Me reía por mi torpeza, recordando con qué delicadeza y soltura tu lo hacías.

Garabateé unas letras para que la pluma volviera a revivir después de un tiempo. Mi prosa no es tan bonita como la tuya, lejos de mi está emularte. ¡Imposible! Eres único, serás único e inimitable. Tan sólo garabateo en un papel palabras para recordarte.

Sandra Arévalo

MÚSICA PARA EL ALMA

13 May 2015 In: Etéreo, Memorable, Música

frases de la vida 10 (1)

De acuerdo a la música que escuchaba, uno podía adivinar su estado de ánimo. Generalmente a media mañana, se preparaba un café, encendía su ordenador, se colocaba los auriculares y mientras bebía el café abría la página de “youtube”.

Si elegía a Johnny Ventura, los Hermanos Rosario o Compay Segundo, estaba alegre. Cantaba los temas, a veces se paraba y daba algunos pasos y otras desenchufaba los auriculares, subía el volúmen y cantaba a coro con la música.  Lo mirábamos , lo aplaudíamos y mamá le decía que debía dedicarse al canto. Él se reía y se colocaba los auriculares de nuevo, como sintiendo vergüenza por ese comentario y seguía tarareando sus temas preferidos.

Si sonaba Juan Luis Guerra, estaba melancólico pero alegre. “Bachata rosa” y “Ojalá llueva café” eran sus preferidas entre otras,  ya que las cantaba y bailaba sólo,meneando sus caderas y moviendo sus pies al compás. En cambio si escuchaba a su amigo Fernando Casado, Agustín Lara, los poemas musicalizados de su padre don Pedro Mir, incluso a Richard Clayderman era porque estaba melancólico y tristón. Los escuchaba bajito, sin auriculares, se acercaba a la ventana y su mirada se perdía. Era cuando comenzaba a contar cosas de su niñez en el ingenio, las travesuras con su hermano Perico o algún paseo con sus tías.

Había temas que aunque no tuvieran nada que ver con República Dominicana, él los enlazaba de alguna manera y encontraba similitudes en el ritmo o en las letras. “La chica de Ipanema” y “Adagio a mi país” eran alguno de ellos y no se cansaba de escucharlos. y cantarlos.

Cuando afloraba su lado romántico ponía a todo volúmen temas lentos cantados por Whitney Houston, siendo su preferido el tema central de la película “El guardaespaldas” : I will always love you.

Al estar viviendo en Uruguay, comenzó a interesarse por algunos músicos y temas como por ejemplo Numa Moraes que musicalizó algunos poemas de autores caribeños, le gustaban los temas movidos de Ruben Rada y las “bachatas uruguayas” de Lucas Sugo.

Recuerdo una tarde que estaba haciendo zapping en la TV y se detuvo en un canal musical,pregunta: ¿Cómo se llama ese grupo?

-UB40, respondo.

-¿De dónde son?

-Ingleses.

Después de su siesta, enciende la laptop y a los pocos minutos estaba sonando UB40 con “Falling in love with you” y él lo bailaba con su forma tan particular.

Imposible olvidar esos momentos musicales que le daban placer y lo mantenían en sintonía con todo su ser, su tierra y sus afectos. Imposible olvidarlo con los auriculares puestos y tarareando algún tema.

Ya son dos meses y se te extraña, la casa está vacía sin tí pero la música sigue sonando para deleite de nuestra alma, para que la sigas escuchando desde donde estés.

 

Acerca de LACUNACERRADA.COM

Con el nombre de "LA CUNA CERRADA" rindo homenaje a mis progenitores y a todos los padres y madres de la humanidad. Así nace esta página, mía y de uds. No estoy solo, vengo acompañado de personas que amo y que son parte de mí, y de todos los que la visiten y me honren con su compañía y participación.


Sponsors

Categorías

Meta