Cuando supe que habían caído
las tres hermanas Mirabal me dije :
La sociedad establecida ha muerto.
                                    PEDRO MIR  
 
Las artes representan lo más hermoso y sublime del ser humano, cada una de ellas tiene su grandeza en cada manifestación y mueven el espíritu en su mayor expresión, la poesía  para muchos autores  es la mayor de todas, expresa lo más íntimo del alma y estremece al hombre poderosamente,  en la historia de la humanidad ella ha tenido bajo sus hombros mover el amor, los acontecimientos  sociales  y las multitudes han sido apasionada de  éste arte tan influyente  en toda la  historia.
 
La narrativa es portadora de emociones y es responsable de la historia de la humanidad  que plasma en su seno,  así la pintura es  nuestra manifestación visual más importante,  es capaz de trasmitirnos La belleza en trazos, líneas y colores que nos cautivan,  puede captar, para la posteridad, la majestuosidad de una sonrisa que Da Vinci eternizó,  la belleza de la mujer,  el amor de Dios o la inmensidad del mar. Una de nuestras distinguidas escritoras, Julia Álvarez,  nos narró maravillosamente el sacrificio de las Hermanas Mirabal para la posteridad, esas damas que murieron por un ideal, por la dignidad de la mujer y que sufrieron toda clase de excesos posibles por la dictadura del tirano que gobernó la República Dominicana por muchos años, el libro lo tituló ¨En el Tiempo de las Mariposas ¨  y que  tuvo un gran éxito en el país  y fuera de él por el tema tan humano y por lo  bien elaborado, que junto al ¨Amén de Mariposas ¨de  Don Pedro Mir  constituye una obra de referencia cuando de las hermanas Mirabal se trata.
 
 La obra de Julia Álvarez fue llevada al llamado séptimo arte en una película exitosa e interpretada por Salma Hayek como Minerva, Mía Maestro es María Teresa, Edward James Olmo como el dictador Rafael Trujillo,  Dedé  fue Pilar Padilla  entre otros, y dirigida por Mariano Barroso que logra una formidable ambientación de la época y una  fluidez excelente.  Nosotros asistimos a la Premier en Santo Domingo y salimos impresionados por el excelente trabajo de los actores  que estuvieron presentes en ese acto.
Como dominicano que vivió parte de la Era de Trujillo, viví plenamente consciente de la situación política de la época y sentí, como la gran mayoría de mis compatriotas, el efecto de ese crimen execrable contra las Mirabal, que conmovió la sociedad fuertemente; por  esa razón sentimos muy profundamente cualquier manifestación en contra de ese hecho tan lamentable, porque no podemos permitir que se olvide con tal de que no se repita jamás en mi país y en el mundo.
 
Asistí al Museo Blanes en Montevideo, Uruguay donde presentaban en el teatro la  adaptación del libro de Julia Álvarez  ¨En el Tiempo de las Mariposas¨ y quedé sorprendido, maravillado de la fuerza del Teatro para transmitir emoción a los espectadores, una presentación espectacular  que llevó a los asistentes al clímax  de la conmoción por la vida de las Hermanas Mirabal, por su sacrificio y su altura moral.
 
La obra es una adaptación de Caridad Svich y dirigida por Alicia Dogliotti, con la participación de Ángeles Hernáez como Minerva; Patria la interpretó Jimena Etchandy  y Maria Teresa por Lucia Píriz como las tres hermanas asesinadas, además de que se usó la figura de la sobreviviente y mayor de las hermanas la Sra. Dedé Mirabal para manejar el tiempo de la obra, la Dedé joven fue actuada por Gianinnina Urrutia  y la Dedé actual lo fue Rosario Ambrosini. Me sorprendió lo formidable, para la narración,  el uso de la figura de Dedé en sus dos estadios, lo que favoreció la historia de la novela en la comprensión para el espectador que manejaron los tiempos apoyados por la escritora que comentaba con la Dedé actual.
 El actor Anselmo Hernández fue el revolucionario Lio Morales y además como calié, con una actuación brillante  pues en el papel del chivato no podía ser mejor, tan calié  como el mejor de ellos.  Fernando Rodríguez fue un perfecto Trujillo,  con toda la crueldad del personaje y  el uso de la ironía como utilizaba el dictador;  a pesar de que  no conocí personalmente al tirano, es la imagen que tengo formada de su personalidad.   El papel de la escritora dentro de la obra lo representó la actriz Cecilia Patrón.

La  ambientación fue increíblemente lograda a la perfección, me consta porque cuando trabajaba en Jarabacoa íbamos cada cuatro meses con los estudiantes de nuevo ingreso, a  conocer la casa de las Mirabal en Salcedo, en el museo dedicado a ellas y su martirologio, a  recordar por siempre su sacrificio.

La sala del teatro,  apenas con una capacidad de ochenta butacas ocupadas, estuvo por casi hora y media sobrecogida por la historia,  emocionada al extremo y curiosa por saber más de la República Dominicana, de su historia y de sus gentes;  apenas  un dominicano entre todos que se emocionó junto a los uruguayos que demostraron interés en tan dolorosa experiencia.

Sería muy interesante que ésta obra pueda ser presentada en el país y que actores  dominicanos puedan interpretarla, en lo personal quisiera que estos actores uruguayos puedan visitar la isla y compartir con los dominicanos su excelente trabajo,  porque lograron estremecer mis sentidos  con una brillante y convincente actuación,    a  ellos mi mejor felicitación y agradecimiento porque hicieron  que nuestras Mariposas  revolotearan en el corazón de los uruguayos  y que  ellas queden permanente presente en este gran país.