Hoy  toqué suavemente tu  falda y pude llegar a  tu corazón, y siento que en el fondo del mio te  amo apasionadamente, lo que me  causa un dejo de remordimiento  por tantas  veces que, para justificarme, critiqué tu calor y tu elevado erotismo, que en realidad es lo que con tu mezcla de razas hace que brilles en los corazones que, como el mio, vibran contigo al compás de los latidos de todo tu cuerpo.

Mi infidelidad sabes que fué provocada por las circunstancias incontrolables del vivir,  y no es a  manera de excusarme, es  solo una  justificación para mí, aunque  me consuelo el que con frecuencia te visitaba para palpar tu temblor, porque  eso era, tenia  la necesidad de estar contigo y que se mantuviera tu recuerdo vivo.

Porque, aún cuando en éstos momentos estoy sumergido en tí, posiblemente en mi peor  momento,  lo he  asumido como enriquecedor para mi crecimiento humano,  a pesar de su color gris he podido llegar al centro de  tu alma ; ese -Parque Independencia  –  que tiene  tanta  carga  de tu historia y de la mia, con el Mausoleo de los Padres de la Patria  y con – La Puerta del Conde –  tan solemnemente  custodiada y que hoy se crece con grandes exposiciones de historia y cultura contribuyendo a la sapiencia de nuestro pueblo.

 

Caminar por  la calle – El Conde –  con su colorido y su ambiente colonial,  sus  tiendas con sus  vitrinas exóticas, su comercio liberal, relojes, pinturas modernas, bares, heladerías, la belleza de sus  gentes,   todo conformando un entorno que lo hace único,  conservando su condición de primacía aún el crecimiento  de la ciudad.

Estar en  el mismo corazón de la zona colonial te hace sentir orgullosa de los que te transitan, desde el curioso turista  ávido de extrañezas  y curiosidades, o la gama criolla  llena  de ánsias de vida  que  danzan sobre  todo tu peatonal.

Y llegar al – Parque Colón – con la estatua del almirante señalando el hontanar con toda una  raza a  sus píes, frente a nuestra – Catedral primada de América –  hoy luciendo gallardamente todo el peso histórico de la iglesia  católica  y el imperio español, con sus triunfos y fracasos, el genocidio indiano y las encomiendas, conquistas, dolor y muerte, y con toda su gloria.

Visitar la  Xl Feria del Libro en la   avenida Máximo Gómez, aprender  baile con la Prof. Xiomarita y sus bailarines, desde la salsa, merengue, bachata. el son caribeño, carabiné y esa mangulina con la que, atrevidamente, ejecuté unos pasos de principiante  como espectador , así  como la visita a la  estación del – Metro – , símbolo del progreso de mi pais, ver los ejercicios marciales de los cadetes de la policia y marina de guerra; eso es sentirte profundamente querida e inolvidable ciudad mía.

No quiero dejar expresar, luego de esas experiencias, esa parte oriental,  Santo Domingo Este, porque cada vez descubro su grandeza, con su – Faro a Colón –  su Acuario, Los  Tres Ojos, su Parque Deportivo y su inmenso despertar en toda su zona.

Por  eso te hago la promesa personal que si de nuevo regreso a la  infidelidad como lo presiento, que  te deje por  causas justificables, me llevo mi pedazo de cielo tuyo,  para no olvidarte y que tu falta  solo sea un hermoso detalle en mi corazón donde  siempre reinarás, y con la salvedad de que debo amar a la ciudad que me  abrace con el mismo amor que tengo para  tí,  a manera de hacer del tuyo un altar a traves de  ella al recuerdo de tu lazo  conmigo, creo que el amor compartido te engrandece y quedas  en mí, porque ese  amor es un abrazo para contigo. es que somos uno en el amor !  querida y amada ciudad SANTO  DOMINGO,   Capital del la Rep. Dominicana….