En mi país le llaman ¨ Falsa Orquídea ¨ por su parecido a ella, aquí suelen llamarle ¨ Palo Borracho ¨ y está muy ligada a mí, es que queda precisamente debajo de mis ojos, pues como vivo en un 13avo piso, ella me queda cerca  de mi vista donde la observo de arriba   abajo,  le doy seguimiento a su comportamiento; veo sus brotes salir luego de que perdiera todas sus hojas en invierno, ya  resurge con esa belleza que la caracteriza con el color  de sus flores, es muy prolifera dando la belleza. Ella y el plátano que ya está cubierto de sus hojas nos avisan de la entrada de la esperada Primavera, ya partió ese feroz invierno que fue uno de los más crueles en el tiempo que tengo aquí, por eso le digo: adiós amigo, deja que la Primavera y Verano nos acompañen por un tiempo y nos permitan codearnos con la naturaleza. Te saludo Primavera y brindamos por ti y tu belleza!!!!

Las estaciones en éste lado del mundo son muy definidas, el cono sur americano tiene sus características; en mi condición de caribeño  prefiero las temporadas de Primavera y Verano,  que es lo más semejante a la temperatura del Caribe,  El invierno es el que más nos castiga  pues es un cambio radical en todo, desde la ropa  que usamos  hasta de cómo dormimos, la comida cambia totalmente,  sin embargo,  no deja de ser una novedad en nuestras  vidas y apreciamos  su aporte a  nuestro crecimiento.

Nos hace apreciar  con singular importancia,  nuestro tiempo vivido en Jarabacoa,  donde una vez conseguimos apenas nueve grados de  temperatura y fue un día  realmente  emocionante  pues esa  temperatura no la conocíamos, aquí ya  me presentaron lo que significa estar con bajo cero en la escala Celsius,  les garantizo que es una experiencia interesante los primeros  días  pero que se va tornando necia  en la medida  que entra hasta los huesos y hay que usar herramientas para combatirlo,  desde  calentadores de gas y eléctricos,   varias frazadas especiales, grandes acolchados,   ambientadores en el baño y en general, todo lo que la tecnología nos facilita,  para salir  es especial también, ropas especiales,  dobles pantalones,  calzoncillos largos,  buzos fuertes, camperas,  abrigos  y sobretodos especiales, la cabeza cubierta que en mi caso  uso una boina cubridora, y  guantes en las manos,  todo  tiene la misión de  proteger  el cuerpo del  frio implacable que se te mete dentro sin compasión, me parece una interesante  experiencia  que me alegro y festejo haberla  conocido.

He aprendido a no quejarme de los que nos brinda la naturaleza, a  cada estación le  busco lo positivo y hago que la vida fluya amablemente, por eso hago votos  por los  días que vienen con la Primavera y aprovecho para ir a la semana  de  turismo donde exhiben los grandes logros  del Uruguay en ganadería, aves, porcinos,  conejos, cabras  etc.   que es valioso ver cómo progresa  un país,  tiempo para aprovechar los  domingos,   visitar la rambla y sentir el murmullo del mar y respirar el salitre que nos aporta, ir   al parque del Entrevero a  ver a los bailadores  demostrar lo que es el tango,   con ese sabor que los Uruguayos gustan del baile.  Es que es  época de amar, de salir, de gozar del sol,  de encontrarse con los amigos y compartir la emoción de vivir, una de las mayores  emociones del ser  humano.