Eladio Uribe es un ilustre  dominicano que es muy  conocido en mi país por los aportes positivos  que,  con su capacidad innata y adquirida brinda a sus relacionados,  es un brillante disertante  en la profesión que desempeña en la vida, y además    gran motivador de la convivencia positiva que la  comunica con su ejemplo  y charlas en  todo  el ámbito social,  pertenece a una élite sobresaliente.

Pero  no solo eso,  es un amigo solidario,  cooperador,  sincero y humano, es un ser humano excepcional  y  querido, respetado y admirado por la mayoría  de las personas que lo tratan, es un  verdadero símbolo   de la grandeza espiritual de los hombres.

YO,  como  muchos, soy parte del grupo de personas que lo conoce y admira, siempre he recibido atenciones  inolvidables en el transcurrir de la vida a pesar de que nuestros contactos no son tan frecuentes como podría imaginarse, dado  que  estamos separados por muchos  kilómetros y  además  nunca  hemos tenido esa intimidad  como muchos de  sus amigos  personales,  pero me siento honrado en contarme como  su amigo,  somos  de una  misma generación  y eso nos hace tener vivencias parecidas.

Leí un comentario  que publicó en Facebook que me impresionó,  parece una oración donde da las gracias  a la vida  y agradece a las  personas  que están ligadas en su formación. Ese documento dicho   a  manera personal, por la manera cómo está escrito, por la forma de decir sus sentimientos y por la elegancia de la escritura, pasa a ser de lo  personal a lo general,  nos  sirve a todos  porque se identifica  con los mejores sentimientos del ser humano, me parece que como yo,  muchos  deben tenerlo a mano porque  darle una lectura de  vez en cuando es crecer, es  acercarnos a Dios  y agradecer la  vida.  Gracias hermano Eladio ¡!!!!

 

               EN  EL  DÍA  DE  SU CUMPLEAÑOS

 

Hoy sólo quiero dar gracias y pedir perdón… Gracias a todos y a todas, desde mi madre natural y mi madre adoptiva, hasta la última persona que conocí ayer. Desde mi adorado padre, hasta mi último gran jefe. Desde mi hija Jael, hasta mi nieto Dariel. Desde mis amigos de infancia y el recorrido por todos los amigos de la vida hasta los amigos de hoy llenos de emociones y ansiosos de aventuras. A mis hermanos naturales y a los hermanos-amigos. Desde los amores soñados hasta las virtudes y realidades posteriores… Desde la patria chica hasta el universo… Desde el conocimiento de Dios hasta su eternidad GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS y perdón por mis pecados, por mis errores y por ver la vida, muchas veces, de forma diferente a los demás. Perdón por no arrepentirme de nada y por dejar de lado cosas que a muchos interesaban o afectaban, por ser yo mismo y buscar siempre mi propia voz, por no temerle ni al futuro ni a la muerte, por no buscar lo que otros quisieron, sino vivir siempre conmigo mismo. Perdón por ser indiferente, o demasiado exigente; por joder y dejar de joder y por creer que cada quien puede llegar a ser lo que sueñe, aún en contra de las peores dificultades. Perdón por ser abierto y gracias por permitirme serlo, después de todo, nunca he querido ser otra cosa más que lo que ya soy.

Una cosa muy importante: cada vez que he podido y he querido, he tenido buenos momentos de felicidad y tengo claro que la felicidad está en el camino… A pesar de los augurios del tiempo y de la boca de algunos “profetas”, tengo claro que cada día se puede y se debe aprender más y más, al mismo tiempo que debemos borrar lo que ya no nos sirve ni siquiera para memoria, que el aprender no ocupa espacio, sino que abre espacios y que la felicidad no tiene edad sino disfrutes. Perdón a todos aquellos y aquellas a los que quedé mal o no entendí, o me hice el loco, o cuando hice ver que me cansé del cansancio… Perdón por no quejarme ni siquiera cuando el dolor parecía acabar con mis sentidos o cuando las palabras de otras bocas me golpearon tan duro, que mi corazón huía de mi cobardía. Tengo amigos que son mis hermanos, tengo hermanos que son amigos y cartas de refugio. Tengo padres de acogida, personas que vinieron y se fueron, personas que se fueron pero no se fueron; para todos y todas  mi  agradecimiento.

Para mis hijos, ya saben… he querido y no he podido, he podido y me he olvidado, he hecho y no ha salido bien, he decidido y no ha resultado, he prometido y no he cumplido… a veces parece que no estoy, a veces parece que no vuelvo. Sin embargo, muchachos míos, siempre lo he intentado y voy a seguir intentándolo, siempre los amo. Pienso primero en ustedes y busco hacer en mí una inversión cuyos beneficiarios sean ustedes. Eso ni cambia con los años, ni con las rutas, ni con los cambios o con los tiempos.

Para todos, mi respeto, amor y disposición de siempre. QUE LA VIDA ME SIGA PERMITIENDO CONTAR CON USTEDES SIEMPRE. ASÍ SEA !!!